Archivo para la categoría 'Mi cosas'

No te mata la escala de Richter, te mata que eres pobre

Miércoles, enero 13th, 2010

Estremece ver las imagenes del terremoto de Haití, el pais mas pobre de América. Dice el refranero que a perro flaco todos son pulgas y en este caso se cumple a rajatabla.

Pero de todo lo que he escuchado, me ha hecho pensar el dato de que hace unos años un seísmo de parecida intensidad en Japón apenas dejó 40 heridos, frente a los 100.000 muertos que se estiman en Haití.

Realmente te mata la pobreza, tener que vivir en una casa que en cuanto tiemble la tierra, se va a venir abajo. En primer mundo y especialmente en países con riesgos sísmicos, los edificios aguantan los embistes, pero si eres pobre, no tienes plan B. Si eres pobre la casa se te va a venir encima y te sepultará.

Es hora de ayudar y de recordar lo privilegiados que somos.

Blog Action Day 2008: Mi post contra la pobreza

Miércoles, octubre 15th, 2008

Hoy se celebra el Blog Action Day. El concepto es simplemente unir a los bloggers, podcasters y videocasters del mundo para publicar sobre un solo tema el mismo dia, en este caso la pobreza.

Ya se que puede parecer muy guay; venga, un día todos hacemos que somos muy buenos y hablamos de la pobreza en el mundo. Puede ser; pero también puede ser que a base de leerlo mil veces nos demos cuenta que 1/3 del planeta vive a costa de las otras 2/3 partes y que no estaría de más que equilibráramos un poco la balanza.

Acabo de leer que el 80% de todas las enfermedades que afectan al ser humano se podrían erradicar del mundo si todos tuviéramos acceso a agua potable. Cambia la perspectiva a la hora de abrir el grifo.

Un buen amigo trabaja en un proyecto fantástico: Naves de Esperanza. Se trata de una flota de barcos con médicos, maestros, ingenieros y técnicos en agricultura visitando algunos de los países más pobres del planeta. Merece la pena ver el link.


Blog Action Day 2008 Poverty from Blog Action Day on Vimeo.

Aprendiendo de las crisis

Sábado, octubre 11th, 2008

No se me ocurrirá decir a estas altura de la película que las crisis son buenas y necesarias, porque eso está muy bien en teoría de macroeconomía; vivirlo en la vida real es otra historia.

Pero estos días he podido comprobar con varias personas como lo que hace no tanto era un “necesito…”, póngase lo que se quiera detrás de los puntos suspensivos, hoy ya no es tan necesario. Nuestras supuestas necesidades pasan a otra escala de valores diferente cuando nuestro entorno cambia.

El que pensaba cambiar de coche, ya no ve tan necesario el cambio; al fin y al cabo me lleva igual a todos lados pensamos. Nuestras supuestas necesidades imperiosas de cualquier capricho se relativizan de forma importante. Independientemente del nivel de vida de cada uno; porque lo mismo es querer vivir en 11 sobre 10 de tus posibilidades que en 101 sobre 100.

Me paso la vida explicándole a mi hijo que las comodidades que él tiene no son una cosa “porque si”; que tiene que aprender a valorarlas porque hay muchísimos otros niños que no las tienen y que tiene que aprender a disfrutarlas y lo mas importante, a no desesperarse por las que no tiene.

Las crisis son fastidiadas, pero lo importante es saber aprender de ellas y si se puede, sacar partido de ellas, aunque sólo sea para sanear nuestros pensamientos y nuestra forma de afrontar la vida.

Don Hipopótamo va de negocios

Lunes, septiembre 22nd, 2008

Le acabo de contar una fábula a mi hija antes de irse a dormir y la que tocaba hoy ha sido mas para mi que para ella que con cuatro añitos se me ha quedado mirando con cara de no enterarse de nada:

Don Hipopótamo es el típico animal de negocios que sólo vive para trabajar. Todos los días tiene una reunión importantísima en lugares muy alejados.

Siempre viaja en avión. Cuando tardan en darle permiso para aterrizar, Don Hipopótamo se lanza en paracaidas para no perder el tiempo. Todos sus empleados trabajan muchísimo y están hartos de él.

Aunque no les falta de nada, la familia de don Hipopótamo no es feliz. Su esposa y sus hijos no le ven casi nunca y le tratan con frialdad, como a un desconocido.

¿De qué sirve trabjar tanto si no tienes tiempo para disfrutar de las cosas que importan?.

Se debe trabajar, pero sin exagerar.

La distancia entre el éxito y el fracaso

Martes, septiembre 9th, 2008

Me gusta conocer historias de éxito, pero no tanto por el éxito como fin absoluto sino como punto equidistante del fracaso y observar el trecho que hay entre ambos.

A menudo, en cualquier tipo de éxito, la distancia que hay entre el éste y el fracaso es realmente corta. Puede ser por diferentes motivos, a veces un golpe de fortuna, a veces estar en el sitio oportuno a la hora señalada, otras veces es tenacidad, resistencia ante la adversidad o simplemente ver lo que otros no fueron capaz de ver mirando exactamente al mismo lugar.

Cada día surgen nuevos proyectos en internet; la mayoría diría que tienen buena pinta cuando nacen. Quién mas quién menos encara su proyecto de forma ordenada y planificada. Pero pocos son los que consiguen tener éxito y subsistir diría más de tres años.

Últimamente me intereso en saber algo mas cuando un proyecto fracasa; aunque aprendo mucho con los casos de éxito, casi aprendo mas con los fracasos, incluyendo los propios como los de mayor nivel de aprendizaje.

Y es que a veces tan sólo un par de decisiones erradas valen para tumbar un proyecto aparentemente bien encaminado, especialmente en este mundo online donde todo gira tan rápido.