Que no nos pase como a la rana

14 noviembre 2008 - Publicado por Jorge Arévalo

Me encanta la historia de la rana que muere hervida en la cazuela. No se si será leyenda urbana, pero me vale como ejemplo.

Si metemos una rana en agua hirviendo, según entre en el agua dará un salto para salvar su vida. Sin embargo, si la metemos en agua fría en la misma cazuela, no tendrá problema en quedarse dentro.

Si poco a poco calentamos el agua de la cazuela, la rana irá adaptándose a la nueva temperatura del agua. Llegará un punto en el que el agua esté demasiado caliente pero seguirá tratando de adaptarse porque, hace muy poquito, el agua estaba fría y se estaba muy a gusto. Esto será algo puntual piensa la rana.

Sin embargo la temperatura del agua sigue aumentando lentamente y llegado un punto, el agua comienza a hervir y la rana muere sin haber hecho ningún intento por salvarse. Sin darse ni cuenta.

La historia viene a colación de algo que he podido constatar en el último año y que esta semana me ha hecho reflexionar. Desde hace algo mas de un año, he hablado a menudo con personas que estaban en alguno de los sectores calientes de la crisis: inmobiliario, construcción y financiación.

Un denominador común siempre: esto es pasajero. Si hace cuatro días nos estábamos forrando no es posible que de repente se acabe esto, imagino que pensarían.

Pues es posible. De hecho ha sido mucho mas rápido de lo que parecía que iba a ser. 

Desde luego me vale para estar como el lobo, con las orejas tiesas y viendo por donde sopla el viento. Hace muy poco, en verano, no hacía mas que leer aquello que de en el sector de internet no iba a haber problemas. Que estamos en crecimiento total y que no tenemos techo y que los presupuestos que salían de la publicidad en TV iban a venir a internet, como por arte de magia.

Hoy ya ha cambiado la cuestión de forma total. Ayer me decía Carlos Blanco en Twitter que guardara el dinero que 2009 viene realmente complicado. Y así va a ser.

Desde luego que hoy por hoy, prefiero tener casi todos los huevos en la cesta de internet a tenerlos en otros sectores que van a sufrir la crisis con mas virulencia; pero nunca está por demás estar muy atento.

Yo en negocios soy positivo por defecto; creo que es época de oportunidades. Pero también que hay que saber muy bien donde estamos pisando no nos vaya a pasar como a la rana, que nos calienten el agua poco a poco y terminemos hervidos pensando que a nosotros no nos podía pasar.

Imagen de OsmoZ

6 respuestas to “Que no nos pase como a la rana”

  1. Daniel Azkona Coya dice:

    Pobre rana 🙁

  2. javitochiqitin dice:

    En lugar de ranas tendremos que ser aguilas para estar atentos a todos los movimientos, pq esto no acaba más que de empezar,….

  3. Jairo dice:

    Curioso…. Soy uno de los que han sido víctimas de la crisis de la construcción. He cambiado totalmente de sector y no paro de currar ahora. Mis jornadas laborales han pasado de tener 8 horas escasas, a tener 13. Por lo tanto, considero que hay sectores con crisis, y sectores en los cuales no deja de entrar trabajo.
    Ya son muchos los que me han dicho que para el 2009 será mejor que nos guardemos los ahorros, así que eso haré…
    Por cierto, ¿nos dejará Raúl alguna de sus ranas para hacer ese experimento? jajaja…

  4. Daniel Peiró dice:

    En crisis pasar de ser rana a avestruz no es la solución … lo suyo es ser camaleón.

  5. Daniel Peiró dice:

    Rectifico, el símil no vale ya que la avestruz sería aquella que escondiendo la cabeza pensaría que el temporal pasaría.

    La cambio por oso, el cual en malos tiempo hiberna.

  6. Jorge Arévalo dice:

    @Daniel Peiró: me gusta mas el camaleón que sabe adaptarse a la situación. El oso es como decir, yo me quedo como estoy y cuando despierte a ver como está esto.

    Estamos muy zoológicos por otra parte 🙂