Aprendiendo de las crisis

11 Octubre 2008 - Publicado por Jorge Arévalo

No se me ocurrirá decir a estas altura de la película que las crisis son buenas y necesarias, porque eso está muy bien en teoría de macroeconomía; vivirlo en la vida real es otra historia.

Pero estos días he podido comprobar con varias personas como lo que hace no tanto era un “necesito…”, póngase lo que se quiera detrás de los puntos suspensivos, hoy ya no es tan necesario. Nuestras supuestas necesidades pasan a otra escala de valores diferente cuando nuestro entorno cambia.

El que pensaba cambiar de coche, ya no ve tan necesario el cambio; al fin y al cabo me lleva igual a todos lados pensamos. Nuestras supuestas necesidades imperiosas de cualquier capricho se relativizan de forma importante. Independientemente del nivel de vida de cada uno; porque lo mismo es querer vivir en 11 sobre 10 de tus posibilidades que en 101 sobre 100.

Me paso la vida explicándole a mi hijo que las comodidades que él tiene no son una cosa “porque si”; que tiene que aprender a valorarlas porque hay muchísimos otros niños que no las tienen y que tiene que aprender a disfrutarlas y lo mas importante, a no desesperarse por las que no tiene.

Las crisis son fastidiadas, pero lo importante es saber aprender de ellas y si se puede, sacar partido de ellas, aunque sólo sea para sanear nuestros pensamientos y nuestra forma de afrontar la vida.


Una respuesta to “Aprendiendo de las crisis”

  1. Jairo dice:

    buena conclusión! 😉