Espiar a la competencia sale barato

05 agosto 2008 - Publicado por Jorge Arévalo

Hace unos días saltó la noticia de la detención de un empresario por haber enviado un troyano a un ex socio y haberle estado monitorizando el ordenador de éste con todo tipo de información; clientes, proveedores, acceso a cuentas corrientes, en resumen, todo lo que cada día ocurre cotidianamente en el ordenador de cualquier empresa.

En lo personal me gusta que salgan a la luz éste tipo de noticias para que la gente se de cuenta que leer el email de otra persona, acceder a un FTP o envíar un programa “que me ha pasado mi primo” puede tener consecuencias legales.

Sin embargo mi experiencia en este sentido no es del todo positiva ya que hace un tiempo viví de primera mano una situación de espionaje empresarial que acabó impune.

En concreto el episodio lo vivió un cliente al que a través de un ex empleado monitorizaron el email de la compañia e intentaron hackear uno de sus servidores. De esta forma, la empresa competidora conseguia anticiparse a todas las acciones comerciales, acuerdos con clientes y proveedores y obtener todo tipo de información interna.

Todo lo hicieron dejando un rastro palpable, IPs fijas incluidas. Sin embargo, tras dos denuncias, la policia no hizo absolutamente nada y todo quedó totalmente impune. No hubo ningún experto que se encargara de la denuncia, por lo que hablar de IPs, logs y demás jerga era como hablar en chino.

Entiendo que la policía pueda tener poco personal encargado de éste tipo de delitos o que haya casos de ciberdelitos más importantes, pero el hecho de que acciones como estas salgan impunes no hace más que agrandar el problema.

PD: post reeditado tras un borrado accidental


Comments are closed.